Síntomas del Hipocondríaco

La persona hipocondríaca presenta generalmente algunos síntomas que la identifican que padece tal patología, razón por la cual expertos y estudiosos en el tema han elaborado algunos de los posibles efectos ocasionados por dichos síntomas en el cuerpo del paciente.

Al respecto, se mencionan algunos de los síntomas de estas personas:

  • Realiza múltiples visitas al médico (a veces en el mismo día).
  • Los síntomas que presenta los revisa repetidamente.
  • Busca información en Internet o en libros de medicina sobre esta patología.
  • Someterse a exámenes médicos y analíticos numerosos, con el fin de encontrar la causa de un mismo síntoma.
  • Cuando el médico tratante le dice la verdad, el hipocondríaco pierde la confianza en el galeno.
  • Piensan que los médicos son incapaces de detectar la enfermedad que la persona padece.

De igual forma, es habitual que la persona tenga pensamientos catastróficos, como por ejemplo ante un dolor de cabeza cree que tiene un tumor cerebral, lo que hace que experimente un intenso temor relacionado con la muerte.

El hipocondriaco a su vez siente que siempre su vida está en riesgo, amenazado por la enfermedad, lo que le provoca una profunda y creciente angustia.

Por ese motivo es que la hipocondriasis afecta gravemente a la persona que la padece, provocándole gran malestar e interferencia en las actividades de la vida cotidiana.

Importante: Sobre los Síntomas del Hipocondríaco

En paralelo, una vez detectado el problema, el terapeuta y el paciente comprenden cómo se relaciona esta causa originaria con las situaciones actuales que desencadenan el malestar, para luego ir logrando, a través de distintas técnicas terapéuticas, la disminución del malestar y los sentimientos de inseguridad del hipocondríaco.

Hipocondriaco

Al mismo tiempo, la experiencia de los expertos apunta a que la hipocondriasis es un cuadro clínico que tiene su origen en aspectos emocionales profundos. Por ello, los síntomas son la expresión de una angustia provocada por situaciones vitales del paciente que no pudieron ser asimiladas de forma correcta al momento que ocurren.

En ese orden, cuando los recuerdos asociados a esa angustia se reactivan, la persona hipocondriaco experimenta los síntomas de la enfermedad con mayor intensidad.

Por ese motivo, tanto el terapeuta como el paciente podrán revisar en las sesiones tales experiencias que no pudieron ser asimiladas adecuadamente y en su momento, para ir comprendiendo cuáles son las situaciones del día a día del paciente que le afectan y que activan de manera involuntaria esos recuerdos de angustia.

Por lo anterior, es que los expertos ayudan al paciente hipocondriaco en la “resignificación” de los síntomas y en la búsqueda de sus propios recursos personales, para que a la postre la persona pueda experimentar un sentimiento de más seguridad frente a la vida y no quede sumida en preocupaciones acerca de la enfermedad.

En resumen, los síntomas de esta patología siguen siendo objeto de estudio por médicos y expertos en el tema, para ayudar a cientos de miles de personas a salir de ese mundo e inculcarles que sí pueden superarla y llevar una vida normal.