Tratamiento Para el Hipocondríaco

La persona o paciente hipocondríaco amerita ser tratado de esta patología, para que pueda superar este tipo de síntoma que afecta -en algunos casos- gravemente su parte afectiva y emocional.

Entre el tratamiento para tratar la hipocondría está la Terapia Breve Estratégica, la cual se adapta a cada caso que en especial afecte a la persona, ya que cada caso es único y su malestar también es específico y único.

Tratamiento Hipocondriaco

El primer objetivo que se hace en el tratamiento es interrumpir las soluciones intentadas que no funcionan, porque son las responsables del circulo vicioso disfuncional invalidante y las generadoras de sufrimiento.

Una de las técnicas más eficaces ha sido la maniobra paradójica, la cual ha despertado curiosidad y ha dado que hablar por los excelentes resultados obtenidos en el paciente.

En tal sentido, los psicólogos estratégicos aseguran que se deben emplear maniobras que conduzcan a desbloquear una situación problemática basándose en los hechos de la misma lógica.

En el caso de los pacientes hipocondriacos, la principal maniobra terapéutica utilizada es el “check up”, una solución intentada para controlar constantemente el cuerpo de la persona.

Terapia cognitivo-conductual

En algunos casos, se utilizan fármacos de alto espectro para controlar inicialmente los síntomas de ansiedad en estos pacientes. A su vez, se puede utilizar una terapia psicológica cognitivo-conductual, en la que se promueve el miedo a la enfermedad y la pérdida de la angustia que siente el hipocondriaco.​

En un principio se exhorta al paciente no acudir más consultas médicas ni a urgencias en hospitales o clínicas y que no hable de salud ni de enfermedad. Para ello, es conveniente la colaboración de la familia del paciente, ya que al lograrse comienza el tratamiento psicológico como tal.

Oxigenoterapia hiperbárica

Adicionalmente para tratar el trastorno hipocondriaco, se recomienda el uso de oxigenoterapia hiperbárica, aunque no existe consenso ni un adecuado protocolo a seguir en los conocedores del tema, ya que el ritmo y frecuencia de las sesiones las lleva el propio paciente.

Al respecto, la sensación de mejoría que experimenta la persona comienza a los pocos minutos de iniciada la terapia, durando varios días dicha sensación, registrando mejoras progresivas según los avances que experimente el tratamiento.

Desensibilización sistemática

Para los expertos, el tratamiento básico consiste en hacer lo posible para que la persona pierda el miedo a la enfermedad y a la muerte. En muchos casos la propia angustia producida por el pensamiento constante de estar enfermo, como sensación desagradable e incontrolable, se convierte en el desencadenante del miedo.

Para lograr la desaparición de los temores en el paciente tratado, se emplea la desensibilización sistemática en la imaginación a situaciones evitadas y temidas, para que al final la persona pueda acercarse a ellas sin angustia y sin miedo.​

De manera tal que el paciente puede comenzar entonces a repensar sus sensaciones corporales y sentir aquellas que también son agradables o neutras, para que su cuerpo deje entonces de ser una fuente de dolor o temor hasta convertirse en un individuo generador de confianza y placer.